JUEGO SOBERANO: COMO SOLUCIONAR CONFLICTOS DE SOBERANÍA (PARTE 21 DE 21)

Al aplicar estrictamente la igualdad, todos los agentes recibirían los mismos beneficios y contribuirían por igual a las cargas. ¿Cómo cumpliría Borduria su deber de defender a Khemed? ¿Cómo se defenderían los Khemedianos? Lo mismo podría decirse sobre los recursos naturales porque, aunque los Khemedianos, los Syldavianos y los Bordurianos recibirían la misma participación en términos de propiedad, los Khemedianos y los Bordurianos no tendrían los medios para explotarlos. Se pueden presentar otros varios ejemplos, pero el punto es claro. No es razonable ni justo esperar que tres partes con diferentes situaciones comparativas en muchas áreas diferentes contribuyan de la misma manera o reciban un retorno igual.

Sin embargo, aplicar el principio de diferencia en la misma forma puede tener consecuencias similares. Syldavia es la menos favorecida en términos de recursos naturales, por lo que recibirán una mayor participación. Khemed está menos favorecido que Syldavia en términos de defensa, por lo que este último proporcionará los medios para defender el tercer territorio. Pero Borduria es la menos favorecida en términos de riqueza, los recursos naturales en su territorio no forman parte del acuerdo, por lo que no están en discusión, y no tienen ningún medio para defender a Khemed (los Bordurianos ni siquiera pueden defenderse). ¿Tendría Borduria que recibir una mayor parte de los beneficios resultantes de la explotación de los recursos naturales en Khemed con los medios proporcionados por Syldavia? De hecho, esto parece inaceptable.

 

Para recapitular, hay dos Estados soberanos Syldavia y Borduria que reclaman la soberanía sobre Khemed, un tercer territorio insular poblado. Las tres poblaciones a través de sus representantes acordaron compartir la soberanía sobre Khemed. Ellos entienden que están lidiando con muchos problemas, y estos muchos problemas implican tanto beneficios como cargas. Entonces, pedirles a todos que contribuyan por igual y que reciban un retorno igual no es la solución. Tampoco es mejor para una actividad dada contribuir más y los menos favorecidos en cualquier otra actividad reciban un beneficio mayor. Pueden conducir a la dominación o a la asistencia continua. También saben que mantendrán el acuerdo bajo los tres pre-requisitos, mantienen la no interferencia recíproca y se consideran recíprocamente iguales. Además de esto, saben que es un acuerdo específico que solamnte se refiere al tercer territorio; es decir, este no es un acuerdo basado en razones humanitarias, justicia doméstica o global.

Por lo tanto, los representantes de Khemed, Syldavia y Borduria han decidido:
Khemedianos, Syldavianos y Bordurianos tienen el mismo derecho a participar en todos los aspectos de la soberanía sobre Khemed.
Es decir, todos tienen la oportunidad de presentar y enmendar propuestas en relación con cada aspecto de la soberanía sobre Khemed (principio de consenso igualitario). Khemed comparte en porciones iguales los recursos naturales con Syldavianos y Bordurianos. Syldavia comparte en partes iguales los medios para su explotación con Khemed y Borduria. Y Borduria, debido a su ubicación geográfica, otorgará privilegios especiales para las empresas de Khemedi y Syldavia solamente relacionadas con la explotación de recursos naturales en Khemed.


De hecho, Khemed o Borduria pueden tener problemas para explotar con el mismo nivel de eficiencia que Syldavia sus recursos naturales. Por lo tanto, Syldavia debe asegurarse de que los otros agentes alcancen el mismo nivel de explotación o dividan los beneficios resultantes entre las tres partes por igual mientras tanto; es decir, es un modelo compartido dirigido.

 

El principio se puede ver en una imagen más amplia en general con diferentes actividades. Al principio, cuanto más pequeña y grande sea la contribución, menor y mayor será el rendimiento, respectivamente. Pero como el acuerdo apunta a evitar la dominación (no interferencia segura) y tiene un objetivo, es de esperar una relación de contribución-retorno más equilibrada entre las partes que surgirá a largo plazo. Es decir en el ejemplo, al principio Khemed sería defendido por Syldavia, y este último también contribuiría a la explotación de los recursos naturales en la isla (principio de eficiencia). En principio, los Syldavianos recibirían una mayor parte de los beneficios resultantes.

Pero, debido al acuerdo específico, Syldavia debe asegurarse de que tanto Khemed como Borduria alcancen relativamente el mismo nivel para la defensa del tercer territorio y la explotación de los recursos naturales (condición de equilibrio). Es entonces cuando las contribuciones entre los tres serán más parecidas, así como los rendimientos.
Mientras tanto, y para disminuir la brecha entre las contribuciones y los beneficios, los bordurianos podrían usar la diferencia que tienen a su favour; es decir, geográficamente proximidad significa un comercio bilateral más accesible con Khemed, una respuesta más rápida y posiblemente más efectiva en caso de amenaza o ataque internacional, etc., cosas que Syldavia no puede ofrecer.

Además, como el primer prerrequisito prohíbe las interferencias de cualquier tipo, y el segundo prerrequisito protege específicamente las libertades no políticas, las diferentes creencias religiosas entre los Khemedianos y los Bordurianos no pueden utilizarse para la ventaja o la desventaja de ninguna de las poblaciones. Eso es porque están en un cierto orden de prioridad. En otras palabras, el principio y los requisitos previos están ordenados léxicamente. En esto, no transgresión de: a) el principio de no interferencia o no dominación; b) las libertades no políticas básicas; y c) los principios reconocidos por la ley de los pueblos, se permiten bajo cualquier excusa o razón incluso si eso significa no cumplir con el principio de ‘soberanía compartida igualitaria.’


NOTA: Publicación basada en el Capítulo 6, Núñez, Jorge Emilio. 2017. Sovereignty Conflicts and International Law and Politics: A Distributive Justice Issue. London and New York: Routledge, Taylor and Francis Group.


Jorge Emilio Núñez

9 de febrero de 2018

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s