JUEGO SOBERANO: COMO SOLUCIONAR CONFLICTOS DE SOBERANÍA (PARTE 10 DE 21)


Las negociaciones: eligiendo un principio para asignar soberanía
Tenemos tres poblaciones (Khemed, Syldavia y Borduria) que forman parte de un conflicto o disputa de soberanía. Por alguna razón, cada parte reclama soberanía exclusiva sobre Khemed. Como su mundo podría perecer pronto, todos han decidido entablar negociaciones en relación con la soberanía sobre Khemed. Esto se debe principalmente a que el territorio de Khemed es rico en un metal muy raro que resulta ser necesario para la construcción de objetos voladores interestelares. Las tres partes piensan en usar estos objetos voladores interestelares en caso de que el mundo llegara a su fin y tuvieran que evacuar.
Cada una de las partes ha elegido un representante. Los representantes de las tres poblaciones entrarán en las negociaciones sin saber a quién representan, pero con acceso a cualquier otra información sobre las tres partes, sus reclamos, y todo lo relacionado con Khemed y su soberanía. Al actuar de esta manera, se aseguran que ninguna de las partes esté más o menos favorecida o en desventaja a la hora de elegir cómo se asignará la soberanía.
Hemos asumido que los representantes no saben a quién representan y tienen que aceptar que podrían estar representando a cualquiera de las tres poblaciones. Entonces, los representantes son impulsados ​​por la regla de maximin. El problema ahora es determinar la naturaleza y el tamaño de cada porción particular de la soberanía. Es por eso que los siguientes posts revisarán cómo se pueden aplicar diferentes soluciones a Khemed.
Menú de opciones
Los representantes revisarán una serie de posibles opciones para tomar una decisión sobre cómo compartir la soberanía sobre Khemed. Este y los siguientes posts revisarán algunas de las opciones más obvias en situaciones similares en las que más de una de las partes reclama la soberanía absoluta y exclusiva por cualquier motivo sobre un territorio. El menú de opciones que los representantes revisarán tiene que ver con el tipo de elecciones en las que cualquiera podría pensar en un conflicto o disputa de soberanía. A partir de ahí, los representantes argumentarán si estas opciones dan respuesta pacífica y permanentemente a la pregunta o solo extienden el problema. Puede haber muchas maneras en que los representantes puedan pensar en solucionar la cuestión sobre Khemed. Algunas de estas opciones son:
La primera idea que todos los representantes pueden llegar a pensar es el reclamo histórico. Es decir, ¿qué sería más justo que otorgar la soberanía (o la mayor parte de la soberanía) a la población que estaba primero en esa tierra? ¿Qué sería más justo que darle a alguien lo que se le debe? Si pones el pie primero en un pedazo de tierra, ¿no es tuya? Si esa tierra no era propiedad de individuo o población antes, ¿no era esa tierra libre para ser propiedad de alguien? Puede sonar como una solución evidente por sí misma. Pero alguien más puede decir que el terreno previamente libre de ocupación no era propiedad de persona alguna, sino que todas las personas tenían derecho a poseerlo y apropriarlo. Es un hecho que para cualquier posición extrema los representantes tendrán que reconocer que puede haber otro como extremo pero opuesto en contenido y resultados. En este caso, nadie era dueño de Khemed antes que las personas se mudaran allí o todos los syldavianos y bordurianos tenían un derecho potencial a Khemed cuando estaba deshabitado. ¿Cuál es la opción correcta? En nuestra historia, ¿cuál de las poblaciones tendría un derecho mejor y mayor, si alguno de ellos?
La segunda opción será pensar en qué tipo de elección, en su caso, sería la mejor para una de las partes que se encuentra originalmente en una situación comparativamente mala y, de ser así, si eso justificara dejar a las otras dos partes con porciones de soberanía más pequeñas. En otras palabras, los representantes pueden pensar en una opción que vemos a diario en nuestro mundo real actual. Los tiempos de Esparta, la ciudad-estado en la antigua Grecia, en la que un recién nacido con discapacidades habría sido “descartado” han desaparecido. Actualmente, la situación parece estar cambiando (o puede haber cambiado completamente) a un discurso en el que los menos capaces tienen un tipo de derecho a ser compensado por su incapacidad. Sin entrar en un análisis de las implicaciones morales de tal forma de pensar (fuera del alcance de las negociaciones en las que participan nuestros representantes) es un hecho que cualquiera de los representantes puede presentar un reclamo por el cual la población con más necesidades en cualquier forma debe estar protegida por los otras dos que se encuentran comparativamente en una mejor situación.
Finalmente, los representantes abordarán dos formas simples pero potencialmente justas de tratar con la soberanía sobre Khemed: dividir las partes de la soberanía sobre Khemed en porciones exactamente iguales o dar a cada parte una porción diferente basada en sus propias diferencias individuales. Eso significaría que los representantes aceptaran dividir la soberanía sobre Khemed entre Khemed, Syldavia y Borduria en porciones del 33% del total. Pero también podría significar que la soberanía podría dividirse en proporciones desiguales dependiendo de las diferencias entre Khemed, Syldavia y Borduria. En ese sentido, los representantes tendrían que acordar qué parte del territorio tomaría cada uno; qué parte del raro recurso natural puede explorar y extraer cada uno; qué pasa con la parte sin ningún medio para la exploración y explotación del mismo elemento; y muchas otras preguntas que abordaremos en futuros posts.
A partir de la próxima semana, comenzaremos a revisar cada una de las opciones mencionadas anteriormente. Presentaremos cada opción a los representantes y veremos qué tipo de preguntas pueden tener y si pueden encontrar una respuesta satisfactoria en cada caso para todas las partes. Si podemos presentar una opción a los representantes de Khemed, Syldavia y Borduria que todos ellos aceptan como una forma justa de asignar la soberanía sobre Khemed, resolveremos la cuestión y, por lo tanto, resolveremos el conflicto de soberanía o disputa que los mantiene en un status quo.
Jorge Emilio Núñez

20 de octubre de 2017

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s