JUEGO SOBERANO: COMO SOLUCIONAR CONFLICTOS DE SOBERANÍA (PARTE 8 DE 21)


Habiendo explicado algunas características de esta historia imaginaria y algunas de las diferencias cruciales con la vida real, es hora de volver a las negociaciones. Recordemos que tenemos tres poblaciones (Khemed, Syldavia, y Borduria) que son parte de un conflicto o disputa de soberanía. Por alguna razón, cada parte reclama la soberanía exclusiva sobre Khemed. Puesto que su mundo podría desaparecer pronto todos ellos han decidido entrar en negociaciones en relación con la soberanía sobre Khemed. Esto se debe principalmente a que el territorio de Khemed es rico en un metal muy raro que resulta ser necesario para la construcción de objetos voladores interestelares. Las tres partes piensan en usar estos objetos voladores interestelares en caso que el mundo llegara a su fin y necesitaran evacuar.
Cada una de las partes ha elegido un representante. Los representantes de las tres poblaciones entrarán en las negociaciones sin saber a quién representan, pero con acceso a cualquier otra información sobre las tres partes, sus reclamaciones, y todo otra información relacionada con Khemed y su soberanía. Al actuar de esta manera, se aseguran que ninguna de las partes esté más o menos favorecida o desfavorecida al elegir cómo se asignará la soberanía.

Reglas de toma de decisiones
Lo primero que tendrán que acordar los representantes es el procedimiento que seguirán en las negociaciones, la regla aplicable. Al tomar decisiones en casos que tenemos que elegir entre varias opciones, es posible abstraer todas estas decisiones en tres categorías muy básicas:
Maximax
Uno tiene que ser un optimista o un inversor de “búsqueda de riesgo” para elegir esta opción. Es para la gente que busca lograr los mejores resultados si lo mejor sucede. Tendríamos que asumir que cualquier acción que sea tomada, lo mejor sucederá.
En el caso de los conflictos de soberanía similares a nuestra historia significaría que cada uno de los representantes buscaría la soberanía completa y exclusiva sobre Khemed para la parte que representan.
Maximin
Uno tiene que ser un pesimista o un individuo conservador que elige la opción que maximiza el pago mínimo alcanzable. En nuestra historia de ficción, cada uno de los representantes tendría en cuenta el peor resultado posible, y luego seleccionaría el más alto o mejor de estos. Es decir, nuestros representantes elegirían el resultado en que se garantiza minimizar las pérdidas. Haciendo esto, nuestro representante busca lograr los mejores resultados si ocurre lo peor.
Minimax
Esta opción minimiza el arrepentimiento máximo. Es útil si nuestros representantes son tomadores de decisiones neutrales al riesgo. Es decir, los representantes en nuestra historia no querrían tomar la decisión equivocada.
Más detalles sobre la teoría de la decisión siguiendo el siguiente enlace (en inglés):
Teniendo en cuenta las condiciones bajo las cuales nuestros representantes tendrán que seleccionar la regla aplicable para asignar la soberanía sobre Khemed (todos ellos tienen acceso a toda la información disponible pero no saben a quién representan) es muy posible que elijan la regla maximin. Es razonable creer que harían una elección conservadora.
Cada uno de los representantes considerará una serie de puntos importantes al tomar la decisión. Primero, cualquier opción que elijan tendrá que ser justificada a la gente que representan en Khemed, Syldavia y Borduria. En segundo lugar, la decisión que toman puede implicar ganancias pero también pérdidas. Esto es porque, por ejemplo, la parte que representan puede no tener los medios para explorar y explotar el metal raro; o si tienen los medios para hacerlo, pueden no estar situados geográficamente en una posición ideal o no tener suficiente mano de obra especializada para hacerlo. Por último, la situación en cualquier caso es volátil y tiene riesgos. El mundo está a punto de terminar, sólo hay una solución para salvar a todos, y en el caso que cualquiera de las partes sea dejada de lado, no está claro que esa parte aceptará tal acuerdo.
Supongamos que seleccionaron la regla de maximax. Eso significaría que a una de las partes se le asignaría la soberanía total y exclusiva sobre Khemed. A su vez, esesa parte sería la única responsable de la exploración y explotación del metal raro. En principio, parece ser una situación de ganancia total para el elegido. Pero si el elegido fuera Khemed, no tendrían los medios para hacerlo. Y si los elegidos fueran Syldavia o Borduria, tendrían que enviar su mano de obra a Khemed o estar de acuerdo con los Khemedianos para cooperar.
Si seleccionaron minimax y no quisieran tomar decisión equivocada alguna, probablemente permanecerían neutrales. Es decir, los representantes probablemente elegirían un status quo. Si esto fuera así, todas las partes estarían simplemente esperando el fin del mundo a menos que se acordara alguna forma de cooperación.
Por lo tanto, es muy probable que los representantes de Khemed, Syldavia y Borduria seleccionaron la regla de maximin para asignar la soberanía sobre Khemed. Eso significaría que todas las partes compartirían una porción de la soberanía. Con este tipo de arreglo, incluso si representaran a la población con la posición menos favorecida, todavía podrían utilizar el metal raro y escapar del fin del mundo. ¿Por qué? Si fueran khemedianos, tendrían acceso a la tecnología y los medios para la explotación y la exploración que de otra manera no poseen. Si fueran syldavianos, tendrían acceso al material raro que no está presente en su territorio y saben que es necesario para evitar la extinción. Por último, si fueran bordurianos, como los syldavianos, tendrían acceso a estos materiales y como los khemedianos, tendrían acceso a tecnología y medios de exploración y explotación. Alguien puede preguntar, ¿por qué Khemed y Syldavia aceptarían la participación de Borduria? Muchas razones justificarían su inclusión: proximidad geográfica, mano de obra local, lazos de diversas naturalezas con los khemedianos.
Las disputas de soberanía están bajo un paraguas de incertidumbre. Todas las partes empiezan con un status quo y cualquier decisión en las negociaciones puede implicar acciones entre las partes que puedan resultar en ganancias, pero también pérdidas para cualquiera de ellas.
Los representantes de Khemed, Syldavia y Borduria tienen que tener en cuenta que, aunque puedan tener información sobre Khemed, no conocen sus características fácticas en el futuro y no saben a quién representan.
De hecho, maximin no es una regla general en todos los casos de incertidumbre. Sin embargo, es la deseable en situaciones de alta indeterminación, cuando los riesgos son altos y la peor posición es tolerable.
La situación es muy similar a la de dos personas remando un bote en la que ninguno puede hacerlo solo. Estas dos personas se necesitan mutuamente en una práctica de coordinación mutuamente beneficiosa. Los conflictos de soberanía se encuentran en la misma situación: si ninguna de las partes está dispuesta a cooperar e iniciar negociaciones para dejar el juego de suma cero o juego de suma no cero, todos perecerán en el mismo barco.
Jorge Emilio Núñez

13 de Octubre de 2017

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s