JUEGO SOBERANO: COMO SOLUCIONAR CONFLICTOS DE SOBERANÍA (PARTE 5 DE 21)

¿Quién puede participar en las negociaciones respecto de la soberanía sobre Khemed?

Los conflictos o disputas de soberanía tienen una característica particular: todas las partes involucradas tienen una identidad de interés, que al mismo tiempo es el centro del conflicto. En otras palabras, la soberanía sobre el territorio reclamado es el objeto que parece ofrecer una relación mutuamente exclusiva entre las partes involucradas y, al mismo tiempo, una conjunta o colectivamente exhaustiva.
Los conflictos de soberanía tienen una naturaleza mutuamente excluyente entre las partes reclamantes, ya que parece que la soberanía sobre el territorio reclamado debe ser reconocida a una sola de las partes involucradas. Esto significa que, en principio, las partes no pueden ser soberanas al mismo tiempo en el mismo territorio. Los conflictos de soberanía tienen un carácter conjuntamente exhaustivo, ya que parece que al menos una de las opciones debe ocurrir, es decir, la soberanía debe ser reconocida al menos a una de las partes reclamantes.
En uno caso u otro, ¿quién es el soberano legítimo sobre un territorio poblado cuando tenemos más de una parte reclamante? Directamente vinculado a este punto, ¿qué tipo de procedimiento (si alguno) deberían seguir las partes reclamantes si desean terminar pacífica y definitivamente la disputa? Por último, esta pregunta conduce a muchas más: ¿quién debería estar legitimado para tomar decisiones? ¿Cómo se elegiría a este “tomador de decisions”? Y así un sinnúmero de preguntas.

Anteriormente, presentamos una historia de ficción … Érase una vez, había un mundo con tres pueblos, los Khemedianos, los Syldavianos, y los Bordurianos.

Vamos a suponer que, por cualquier razón, las tres poblaciones, los Khemedianos, los Syldavianos y los Bordurianos, han decidido dejar de lado el juego de suma cero en el que han estado involucrados en relación con la soberanía sobre Khemed y han acordado iniciar negociaciones para llegar a un acuerdo final y definitivo para resolver la disputa.

 
Primero lo primero: ¿quién puede participar en las negociaciones?

Como cualquier negociación, en el caso de conflictos o disputas de soberanía, antes que las partes acuerden discutir cualquier otro punto, en primer lugar tendrán que acordar QUIEN tiene derecho a participar en las negociaciones. En nuestro ejemplo, ¿tienen las tres partes automáticamente el derecho a participar? Los tres, Khemedianos, Syldavianos y Bordurianos participant por defecto? Alternativamente, ¿sólo las partes que ya son soberanas? O, ¿sólo la parte que es el centro de la disputa/conflicto?

En resumen, aún no está definido quién tiene derecho a reclamar soberanía. Asumiendo que las tres partes reclamantes, es decir Khemed, Syldavia y Borduria finalmente decidieran dejar atrás intereses egoístas y buscaran una solución real, definitiva y pacífica para la disputa, antes de entrar en cualquier negociación, tendrían que ponerse de acuerdo sobre quién podría participar. De hecho, esta es la pregunta clave que debemos responder en primer lugar, particularmente importante para todas las partes reclamantes, porque por ejemplo, Borduria y Sylviavia se oponen entre si.

Cualquier reclamante en cualquier conflicto de soberanía debe tener un “reclamo verosímil” o literalmente traducido “reclamo coloreable” (Núñez 2017)* En otras palabras, deben tener una razón válida para reclamar soberanía sobre Khemed – ejemplos obvios son la ocupación efectiva, el consentimiento del otro agente en la controversia, el consentimiento de otros Estados y / o el consentimiento de la comunidad internacional. Esa razón debe ser “colourable” bastante para probar que sus derechos previstos son por lo menos plausible ser reconocido, y pueden ser basados ​​en cualquier circunstancia razonable-por ejemplo, políticos, históricos, legales, geográficos para nombrar algunos.

Un reclamo verosímil reconoce la legitimidad superficial para reclamar soberanía a una de las partes. Pero no necesita ser el caso de que Khemed, Syldavia y Borduria tengan iguales reclamaciones con respecto a Khemed. De hecho, uno de ellos podría tener una reclamación que le diera derecho a “duplicar” el peso de la legitimidad de la otra parte o la de Khemed, por cualquier razón. En otras palabras, se refiere únicamente al derecho a reclamar soberanía, y eso es anterior a cualquier negociación. Es en las negociaciones cuando las partes pueden discutir el “peso” de sus reclamaciones.

En términos generales, una reclamación puede basarse en: 1) los derechos históricos; 2) la situación jurídica de estas reclamaciones; y 3) consideraciones morales. Tengamos en cuenta que esta lista no es exhaustiva y sólo incluye algunos de los ejemplos más comunes en los conflictos de soberanía. Esto se debe a que el reclamo verosímil se refiere a la legitimidad superficial y por lo tanto puede basarse en cualquier circunstancia razonable prima facie relacionada con la soberanía sobre Khemed.

Algunas cuestiones pueden surgir, en particular, en relación con la participación de los Khemedianos en las negociaciones. Por un lado, ¿sería justo que negociaran la soberanía del territorio del que son habitantes? Por otro lado, ¿necesitamos algunos criterios mínimos aquí para ayudarnos a determinar cuándo los residentes del territorio en disputa obtienen un voto?

Intuitivamente, puede parecer injusto que alguien negocie lo que se supone que es su propio. Sin embargo, la realidad es que la soberanía sobre Khemed es el centro de toda la disputa. Estos habitantes viven allí, pero su derecho a hacerlo como un estado independiente y soberano está en discusión. Sin embargo, eso no significa que puedan quedar fuera de las negociaciones. Son seres racionales y seres humanos y por lo tanto tienen derechos humanos, a pesar de que las disputas de soberanía no son una cuestión de derechos humanos solamente. Por lo tanto, sería simplemente injusto pedirles que abandonaran o no tomar en consideración sus derechos reclamados. En el escenario hipotético en que hubiese negociaciones y los Khemedianos no participaran, Borduria y Syldavia estarían decidiendo el futuro de toda una población (y el de las próximas generaciones) con diversas consecuencias en diferentes niveles—por ejemplo, territorio, explotación de los recursos naturales, derecho, impuestos, etc., y eso parece completamente injusto.

Si buscamos una solución tanto posible como justa, esperar que los Khemedianos acepten negociaciones sobre su soberanía es justo, siempre que su derecho a participar sea bienvenido por todas las partes reclamantes, es decir, tienen un reclamo verosímil.

En nuestro próximo post, Khemed, Syldavia y Borduria establecen las reglas para las negociaciones respecto de la soberanía sobre Khemed.

 
*Núñez, JE, Sovereignty Conflicts and International Law and Politics: A Distributive Justice Issue, © 2017 – Routledge Taylor and Francis.

Jorge Emilio Núñez

02 de Octubre 2017

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s