JUEGO SOBERANO: COMO SOLUCIONAR CONFLICTOS DE SOBERANÍA (PARTE 4 DE 21)

Dos individuos, tres opciones.

Los posts anteriores han demostrado que somos diferentes, vivimos en sociedades plurales tanto a nivel nacional como internacional; y que teniendo estas diferencias en mente podemos encontrar situaciones similares a juegos de suma cero o juegos de suma no cero.

 

 

Cuando tenemos partes diferentes y estas partes quieren el mismo objeto, podemos encontrarnos con un “conflicto de intereses.” Un conflicto de intereses entre individuos o Estados solamente ocurre cuando más de una parte está involucrada. Además, cada una de estas partes quiere exactamente el mismo objeto … o al menos, eso es lo que puede parecer al principio. De hecho, puede no ser tan simple como compartir una naranja o cortar un pastel.


 

Siguiendo esta línea de pensamiento, los conflictos o las disputas de soberanía son un ejemplo de conflictos de intereses. Es decir, tenemos varias partes que quieren el mismo objeto. Tenemos a Argentina y al Reino Unido deseando ser el único soberano sobre las islas Falkland/ Malvinas; tenemos a Rusia y Ucrania que desean ser el único soberano sobre Crimea; tenemos a China, India y Pakistán deseando ser el único soberano sobre Cachemira. Hay muchos casos similares a estos en todo el mundo, pero por ahora, se la idea queda en claro.

Una de las principales diferencias entre un simple conflicto de intereses sobre un objeto y un conflicto de intereses basado en una reclamación de soberanía es el hecho que los territorios reclamados están poblados. Así, en la mayoría de estos conflictos o disputas de soberanía, ninguno de las principales partes o Estados soberanos parece reconocer la voluntad de los pueblos que de hecho viven en los territorios reclamados.

Dejemos por ahora las particularidades de los conflictos o disputas de soberanía y exploremos si puede existir una solución respecto de los conflictos de intereses a nivel del individuo. Si esto es posible, podremos replicar el procedimiento y aplicar la metodología adaptada a los conflictos o disputas de soberanía.

 

Estuvimos de acuerdo en que cualquier conflicto de intereses tendría al menos dos partes. En el caso de sociedades civiles, al menos dos individuos. Imaginemos un mundo en el que sólo tengamos dos personas: Bueno y Malo. De cara al mundo por su cuenta, estas dos personas tendrían opciones limitadas:

a) Pueden convertirse en enemigos

b) Pueden llegar a ser neutrales, ni enemigos ni aliados

c) Pueden convertirse en aliados

 

Supongamos que se convirtieron en enemigos. Si Bueno y Malo se convirtieran en enemigos, estarían uno contra el otro, competirían entre sí, deberían defenderse uno contra el otro. Aún más, el ambiente circundante, con todas las situaciones peligrosas y seres peligrosos, los encontraría en soledad. La búsqueda de alimentos y refugio correspondería a cada uno de ellos y a su provisión individual. Finalmente, si se necesitaban entre sí para propagar la especie, la especie sería condenada a la extinción.


Consideremos ahora que Bueno y Malo no se convierten en aliados ni en enemigos. No estarían uno contra el otro, no competirían unos contra otros, así que en principio no tendrían que pensar en defenderse del otro. Sin embargo, el ambiente circundante, con todas las situaciones peligrosas y seres peligrosos, los encontraría en soledad. Encontrar alimentos y refugio seguiría siendo responsabilidad de cada uno de ellos y de su provisión individual. Más importante aún, la especie estaría condenada a la extinción. Es cierto que, al igual que algunos animales, Bueno y Malo pueden estar de acuerdo en tener relaciones sexuales y separarse después u optar por realizar ciertas otras actividades conjuntamente por una razón particular y durante un período de tiempo. En cualquier caso, si bien pueden acordar hacer ciertas cosas juntos, no habría obligación alguna entre ellos.

 

Pensemos ahora en el caso en que Bueno y Malo decidieran convertirse en aliados. Las consecuencias más obvias serían que Bueno y Malo se enfrentarían juntos al medio ambiente, se ayudarían mutuamente a proporcionar alimento y refugio, se protegerían uno a otro contra situaciones y seres peligrosos, propagarían la especie, etc.

¿Es este último escenario la mejor opción para Bueno y Malo en una situación en la que son los dos únicos individuos de su especie en el planeta? ¿Es este el mejor resultado para ambos? Ciertamente, este acuerdo no garantiza justicia y equidad. Lejos de un enfoque igualitario, Bueno y Malo pueden estar de acuerdo sobre un tipo de alianza diferente. Es decir, podría haber más de una manera de cooperar y, estas formas de cooperación podrían ofrecer resultados diferentes. Por ejemplo, Bueno puede estar mejor bajo un método de cooperación; por el contrario, para Malo puede resultar mejor otro arreglo, a pesar que ambos están mejor que si se negaran a cooperar. En un escenario extremo, tanto Bueno como Malo pueden estar mejor si uno de ellos se somete a servir al otro.

Si Bueno y Malo tienen un acuerdo proporcional, equitativo y justo, o uno en el cual uno de ellos se hace subordinado del otro, el punto es que en un caso en el que tenemos dos individuos en un entorno similar y en circunstancias que los desafían, pueden estar de acuerdo en cooperar de una manera u otra para su bien común. Más precisamente, al renunciar a parte de su soberanía individual, poder sobre sí mismos o autonomía,  Bueno y Malo tendría una selección más amplia de posibilidades a elegir.

 

La cuestión es si podemos extender este análisis y aplicar la metodología a conflictos o disputas de soberanía en las que Estados soberanos reclaman la soberanía exclusiva sobre el mismo territorio poblado. ¿Cómo sería posible reconocer el pluralismo que encontramos en las relaciones internacionales y ofrecer una solución a los conflictos de soberanía? ¿De qué manera sería factible crear la misma plataforma de discusión para pueblos que son diferentes y auto-interesados y están discutiendo sobre recursos limitados? Es decir, ¿en los casos en que sólo hay un territorio poblado (y por lo tanto, este es un recurso muy limitado) cómo pueden las partes interesadas abordar negociaciones al respecto?


Jorge Emilio Núñez

29 de Septiembre de 2017

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s