JUEGO SOBERANO: COMO SOLUCIONAR CONFLICTOS DE SOBERANÍA (PARTE 2 DE 21)

Hasta ahora hemos visto que… Las disputas o conflictos relacionados con soberanía son muy similares a discutir sobre una naranja o un pastel. ¿En qué sentido? En que en todos estos casos tenemos más de una persona interesada en tener el ítem completo. Veamos las Islas Malvinas o Falkland islands, Cachemira, Gibraltar, Jerusalén, Tíbet, Quebec, Galicia, Chipre y tantos otros. Cada país y cada población quieren esos territorios para sí mismos y sólo para ellos mismos.

La última vez, el post anterior, introdujimos una historia de ficción … Érase una vez, había un mundo con tres pueblos, los Khemedianos, los Syldavianoss y los Bordurianos.

Si comparamos los tres pueblos de nuestra historia, los tres son más y menos favorecidos en muchos sentidos. Es decir, si tomamos algunos de los elementos que tienen que ver con cada población y su situación y los comparamos con los otros dos, cada una de estas personas estará mejor y peor que las demás en relación con diferentes elementos y actividades. Por ejemplo:

Khemed es el más favorecido en términos de recursos naturales, al menos en lo que tiene que ver con el metal raro (diferencia en favor de Khemed), el menos favorecido en tamaño territorial y de población, y menos favorecido que Syldavia en riqueza y defensa.

Syldavia es la más favorecida en términos de riqueza y defensa (las diferencias a favor de Syldavia), la menos favorecida en términos de recursos naturales y menos favorecida que Borduria en relación con el tamaño territorial y su proximidad geográfica con Khemed.

Borduria es la más favorecida en términos de proximidad geográfica a Khemed (diferencia en favor de Borduria), pero la menos favorecida en términos de riqueza. Es menos favorecida que Syldavia en términos de defensa.

Con las noticias sobre el inminente fin de su mundo, los tres pueblos están en caos. Los khemedianos tienen los recursos naturales para construir una nave inter-estelar, pero no tienen los medios para explorar y explotar sus tierras. Incluso si pudieran, no tienen medio tecnológico o científico alguno para construir la nave. Bordurianos están dispuestos a cooperar con Khemedianos.
Desafortunadamente, los bordurianos no tiene los recursos financieros para ayudar en la exploración y la explotación. Y, al igual que los khemedianos, incluso si lo hicieran, no tienen el nivel científico o tecnológico de desarrollo para hacer algo con el metal raro. Sin embargo, los sildavianos tienen de su lado la ciencia y la tecnología. De hecho, están considerando una invasión a Khemed. El principal obstáculo es el hecho que son geográficamente tan distantes que tendrán que desplegar fuerzas en Borduria o tener un despliegue permanente en el mar que rodea a Khemed. Syldavia tiene todos los medios para desplegar sus fuerzas. Pero tienen conocimiento que los khemedianos no aceptarán una invasión y están dispuestos a ir a la guerra para defender su tierra. Si ese fuera el caso, Borduria ha hecho explícito que apoyará con cualquier medio que puedan a a los khemedianos.

Usted puede preguntarse: ¿puede existir cooperación entre dos o más individuos que son auto-interesados? Incluso si puede suceder, ¿pueden cooperar dos o más sociedades completas que son auto-interesadas? En el ejemplo anterior, ¿sería posible que khemedianos, bordurianos y syldavianos trabajen juntos en un proyecto compartido y sigan siendo soberanos? Es decir, ¿se puede ver la soberanía de una manera positiva (quizá incluso proactiva) en vez de un modo negativo?

 
Pluralismo: somos todos diferentes

 

¿Qué tienen en común las anteriores “imágenes”? ¡Que son todos diferentes! Por el momento dejamos a un lado a Khemed, Borduria y Syldavia. Considere un individuo, cualquier individuo. Consideremos ahora un Estado soberano, cualquier Estado soberano. Un individuo soberano y un Estado soberano son similares en muchos sentidos. Si tuviéramos que ver a un individuo en relación a sí mismo y a los demás, tendríamos:

a) Un individuo en su individualidad. Es decir, yo.

b) Un individuo y sus pares. Es decir, tú y yo.

c) El individuo y la sociedad de la que forma parte. Es decir, nosotros y yo.

d) Un individuo como parte de una sociedad y otras sociedades. Es decir, otros, nosotros y yo.

Al igual que los individuos soberanos y las sociedades civiles, los Estados soberanos son parte de un entorno más amplio, el mundo. Los estados soberanos, como los individuos soberanos, pueden tener diferentes tipos de relaciones como parte de ese ambiente:

a) Un Estado soberano en su individualidad. Es decir, asuntos internos.

b) Un Estado soberano y sus pares. Es decir, acuerdos internacionales y costumbres internacionales.

c) Un Estado soberano y la comunidad internacional en general. Es decir, casos en los que se considera que forman parte de la totalidad o la mayor parte de los Estados soberanos existentes. Por ejemplo, Naciones Unidas.

En resumen, los individuos soberanos y los Estados soberanos pueden ser considerados en su individualidad, en las relaciones con sus pares o como parte de una organización social más grande, nacional o internacional.

Cualquier grupo social debe tener al menos dos individuos. De hecho, un grupo es una agregación de al menos dos personas. Estas personas pueden tener muchas similitudes. Sin embargo, es probable que tengan muchas diferencias. El término “pluralismo” describe aquí el hecho que diferentes personas constituyen cualquier comunidad. Y esto es aplicable a cualquier comunidad local, nacional e internacional con respecto a individuos soberanos y Estados soberanos.

Hay individuos que son hombres y otros que son mujeres. Hay algunos individuos que son ancianos y algunos otros jóvenes; algunos que son altos y otros que son bajos; y tantas otras diferencias. De manera similar, la comunidad internacional está constituida por Estados soberanos ricos y pobres; Estados soberanos que son insulares y otros que forman parte de territorios más grandes que llamamos continentes; algunos son muy poblados, algunos apenas tienen gente; etc.

Dado que todos somos diferentes pero vivimos juntos en sociedades civiles, tendemos a tener estándares de conducta o comportamiento para poder interactuar unos con otros sin mayores problemas. Si se produce un problema, tenemos procedimientos para poner soluciones en su lugar. Estos estándares de conducta o comportamiento y procedimientos se llaman normas. Estas normas nos dicen cómo actuar y cómo no actuar en ciertas circunstancias, cómo proceder en otras. Tenemos religión, moral, ley, etiqueta, juegos, deportes y muchos otros ejemplos de sistemas de normas o sistemas normativos. Eso es un grupo de normas. Las normas son simplemente estándares de comportamiento o conducta humana. Eso significa que bajo ciertas circunstancias se espera de mí que me comporte de cierta manera, de acuerdo con ciertos estándares. Por ejemplo, no voy a asistir a la iglesia o a la mezquita con un traje de baño; o si estoy jugando al fútbol, ​​no se supone que toque el balón con mis manos.

Jorge Emilio Núñez

22 de Septiembre de 2017

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s