Tolerancia y las Malvinas

Diferentes géneros, etnias, religiones y creencias, situaciones sociales y financieras: el mundo es una mezcla de diferentes diversidades. Argentina, el Reino Unido y las islas Malvinas son sólo uno de los muchos ejemplos en todo el mundo con tres sociedades y sus respectivos problemas, intereses, realidades. Por lo tanto, ¿cómo pueden Estados soberanos con intereses diferentes trabajar conjuntamente? ¿Cómo pueden los Estados soberanos de diferentes tipos participar en proyectos compartidos? ¿Es eso realmente posible?

Con el fin de vivir juntos en un cierto grado de concordia, una mutua aceptación mínima es necesaria entre los miembros de cualquier sociedad (nacional o internacional). Esto da lugar a una especie de red invisible que los hace parte del mismo conglomerado: por ejemplo, una nación o el escenario internacional . Ellos son tolerantes con respecto a la existencia del otro y la diferencia. Sin embargo, ¿qué significa ser tolerante? Tolerar algo o alguien implica reconocer su existencia. Si la cosa o persona no existiera, el primer individuo ni siquiera pensaría en tolerarlos. El hecho que los individuos se toleran unos a otros no significa que sean iguales o similares. Las mismas ideas pueden aplicarse al Estado soberano. La comunidad internacional está constituida por varios agentes, entre ellos, el Estado tiene un papel preeminente. En general, se asume que todo Estado, de una forma u otra, al menos tolera a sus pares a pesar de que puedan tener importantes diferencias internas y externas (por ejemplo, tipo de gobierno).

Se puede argumentar que la soberanía y la tolerancia no son conceptualmente cercanos. Soberanía implica imperium o autoridad suprema sobre un determinado territorio y su población (estado soberano), y puede llegar a tener una relación antitética con la tolerancia. La pregunta aquí es ¿qué se entiende por un comportamiento tolerante entre los Estados soberanos?

Un Estado soberano no es tolerante si no respeta a sus pares, es decir, si no respeta la soberanía de otros. ¿La Argentina respeta al Reino Unido en el caso de las Malvinas y viceversa? En lo que se refiere específicamente a los conflictos de soberanía, cada Estado soberano objeta o desaprueba  el reclamo de su oponente respecto al tercer territorio resultando en un juego de suma cero para todos los agentes implicados. Mediante la adición de tolerancia a la ecuación, estos Estados soberanos por lo menos aseguran el respeto recíproco como pares internacionales y, posiblemente, el reconocimiento mutuo como agentes interesados ​​en relación con el tercer territorio. ¿Hasta dónde este tipo especial de tolerancia internacional se extenderá? La respuesta a esta pregunta es crucial, ya que dependiendo de su resultado, la tolerancia puede implicar el respeto del statu quo en los conflictos de soberanía o incluir comportamientos para avanzar hacia una solución viable.

A primera vista, la tolerancia parece estar generalmente ligada a obligaciones negativas en la forma de no hacer, para no interferir con otra persona. Del mismo modo, a nivel internacional, el principio de no intervención es fundamental para las relaciones internacionales.

Tanto la Argentina como el Reino Unido pueden actuar en relación con las islas Malvinas, saben de su existencia y la de su competidor, y se abstienen de poner plenamente sus derechos invocados en acción. En efecto, existe un cierto grado de tolerancia entre Argentina y el Reino Unido. De hecho, el principal -único?- problema entre ellos es la disputa acerca de la soberanía sobre las Islas Malvinas. ¿Puede un paraguas de tolerancia ser la respuesta?

Una primer y madur paso para avanzar es que tanto los gobiernos de Argentina como del Reino Unido acepten a su competidor en el conflicto, así como a los isleños. Ya hemos visto por qué los isleños deben ser incluidos en cualquier negociación y tener derecho a expresarse. Ver:

Isleños de Malvinas e igual valor
Soberanía sobre Malvinas: ¿quién tiene derecho a reclamar?

Una vez que finalmente reconozcan mutuamente su existencia y el hecho que están reclamando el mismo pedazo de tierra, las tres partes pueden entrar en negociaciones. Y todo esto es posible simplemente siendo tolerante. ¿Es tan difícil?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s